Cuando hablamos de puntas martilladas nos referimos a efectos al final de la forja que puede ser de bola,  puño, paleta o en punta, entre otras. Cada uno de estos efectos se consigue con fierro caliente y diferentes técnicas de martillado. Logra un acabado único que hace una real diferencia entre una forja normal y una de este tipo.